Fake_news_bulos_coronavirus

El Coronavirus realmente no existe (Malditos bulos)

¿Alguna vez te has sentido irremediablemente atraído por un titular impactante como una polilla a la luz? Sigue leyendo...

Este fenómeno tiene explicación. Por una parte, frecuentemente somos víctimas de una práctica habitual en internet: Clickbait. Dícese de ese título impactante que usan algunos sitios web para que entremos a su artículo y así obtener ingresos publicitarios. (Como ves, nosotros también sabemos usarlo, solo que no lo hacemos por ganar dinero).

Por otra parte, en los últimos años y sobre todo en esta época pandémica, están proliferando los llamados "bulos" o "fake news". Se trata en general de historias o noticias falsas que o bien porque reafirman algo que nosotros creemos o porque son catastróficas, nos resultan atractivas a la hora de leerlas y compartirlas. ¿Sabías que en muchas ocasiones un bulo se difunde más rápido y a más gente que su noticia equivalente verídica? Pongamos un caso que ocurrió realmente. Si una persona es antivacunas y le llega una noticia sobre que las vacunas causan autismo, lo va a compartir a todos sus contactos. Y probablemente esa noticia dará la vuelta al mundo. Sin embargo cuando se publique la demostración cientíca de que eso no es así, difícilmente tendrá el alcance de la noticia falsa, porque es mucho menos impactante.

Afortunadamente a la par que esta gran cantidad de bulos han surgido numerosas iniciativas para luchar contra ellos. Te recomendamos especialmente Maldita y Salud Sin Bulos. Maldita es un medio sin ánimo de lucro donde participan periodistas y otros profesionales para luchar contra la desinformación. En concreto, merece la pena visitar los 512 bulos sobre el coronavirus (ahí es nada). No tiene desperdicio. También Salud sin Bulos (una iniciativa de profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes y periodistas) tiene un apartado interesante sobre coronavirus (link) y otras muchas cosas.

Consejos para convertirse en luchadores contra los bulos en salud

  1. No confiar en medios de comunicación "alternativos". Normalmente ningúna página recóndita de internet va a descubrir que el limón cura el cáncer mientras el resto de los mortales, incluidos los científicos, ignoramos este hecho.
  2. Si ves una noticia catastrofista o ajena al sentido común, comprueba la fuente, o si es posible busca en otros medios más oficiales a ver si también la han publicado (La Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Sanidad, la página de tu Consejería de Sanidad, etc.).
  3. Si una vez comprobado su orígen crees que puede ser cierta y puede afectar seriamente a tu salud, antes de tomar cualquier decisión consulta con un profesional sanitario.
  4. Si por el contrario la información parece falsa, informa a algún medio como los que hemos indicado (por ejemplo, a Maldita.es) para que puedan comprobar su veracidad.
  5. Y por último: No, los cuñados en Whatsapp tampoco se consideran fuentes creíbles de información sanitaria. (Es broma cuñados, ¡os queremos!)

Foto de Joshua Miranda en Pexels

{{ message }}

{{ 'Comments are closed.' | trans }}